Archive for the 'Soldados Italianos 2ª Guerra Mundial.' Category

Soldados Italianos 2ª Guerra Mundial.

Italy flagEl 1 de septiembre de 1939, Alemania invadió Polonia: rápidamente el ejército alemán conquistó el territorio polaco en una exhibición de su táctica de la Blitzkrieg, tomando Varsovia tras cuatro semanas de lucha. A continuación, en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, Alemania trasladó su atención primero hacia el norte invadiendo Dinamarca y Noruega en abril de 1940, y luego dirigió sus fuerzas hacia el oeste en contra de los Países Bajos y, a través de Bélgica, contra Francia. Benito Mussolini en espera de los acontecimientos, declaró a Italia como “no beligerante” en septiembre de 1939, bajo consejo de su yerno Galeazzo Ciano, Ministro de Asuntos Exteriores, evitando que Italia quedara involucrada en la contienda desde sus inicios, gesto que fue muy mal recibido por el ministro nazi de Relaciones Exteriores Joachim von Ribbentrop. En junio de 1940 Mussolini se impresiona por la rápida y fácil victoria alemana sobre Francia, quedando convencido del triunfo inminente de una alianza nazi-fascista, y pensando en el momento de un nueva división de Europa; ante ello la Italia Fascista declaró la guerra a la “demo-plutocracia” de Francia y Reino Unido el 10 de junio de 1940, para cuando la Wehrmacht alemana está a punto de tomar París.

 

Soldado, 84 Regimiento de Infantería, División de Infantería Venezia, Yugoslavia 1942.

barra-3

Il Duce y gran parte de la jerarquía fascista está convencida que, una vez derrotada Francia, el Reino Unido capitulará en un breve plazo, permitiendo al Reino de Italia obtener como “botín de guerra” una serie de amplias ganancias territoriales: Malta, Sudán, Alta Saboya, Túnez Francés, la Somalilandia Británica, entre otras. El 21 de junio, cuatro días después que el gobierno francés pidiera a los alemanes un armisticio, 325.000 soldados italianos invadieron los Alpes franceses. Nadie en el Reino de Italia parece darse cuenta de la inminente capitulación de Francia ante Alemania y la acción fue mal juzgada por la opinión pública internacional. El presidente estadounidense Franklin Delano Roosevelt llegó a definir la acción de una “puñalada por la espalda”, pero la campaña italiana resulta un fracaso bélico, pese a lanzarse sobre unas fuerzas francesas desmoralizadas e inferiores en número. Tras tres días de lucha las divisiones italianas avanzaron sólo 2 km, sufriendo 6.029 bajas (la mayoría por enfermedades y accidentes, más que por combate real) contra 254 bajas del bando francés.
Cabo, 67 Batallón Toscano MVSN, Dalmatia, 1942.

barra-3

El 24 de junio el armisticio fue firmado entre el Reino de Italia y Francia, que sanciona la desmilitarización de un territorio francés de 50 km cerca de la frontera, pero permtiendo a los italianos apenas ocupar las zonas que realmente estaban bajo su control a la fecha del armisticio, lo cual implicaba que la “ocupación italiana” se reducía al pequeño balneario fronterizo de Menton y sus alrededores. Después de este mal papel Mussolini planeó un ataque sobre Malta (posesión británica) desde el mes de julio, utilizando sus fuerzas navales y la Regia Aeronautica, sometiendo a la isla un duro bloqueo. Los ataques italianos no emplean todo su potencial bélico desde el primer momento y el gobierno británico logra reforzar las defensas de Malta. En el África Oriental Italiana, las tropas italianas de Eritrea y Somalia lanzaron en julio una rápida campaña contra las posesiones británicas de Kenia y el Sudán Anglo-Egipcio, ganando algunos territorios en dichas zonas hasta el mes de setiembre. En paralelo los italianos atacan la Somalilandia Británica el 3 de setiembre de 1940, aprovechando su superioridad numérica. Tras tres semanas de lucha, las guarniciones británicas de la zona fueron vencidas y debieron evacuar la Somalilandia o rendirse a los italianos.

Artillero,  59 Reg. de artillería, División Cagliari, 1940.

barra-3

La situación del África Oriental Italiana resulta bastante precaria pues tras el cierre del Canal de Suez por los británicos en junio de 1940 y la imposibilidad de enviar buques dando la vuelta al Cabo de Buena Esperanza, Italia no abastece a su colonia más remota, que es abandonada a su suerte. El propio virrey italiano, el duque Amadeo de Aosta, admite la difícil situación y decide paulatinamente abandonar zonas de difícil defensa para ahorrar tropas y municiones, al prever una pronta ofensiva de fuerzas del Imperio Británico, abastecidas y reforzadas por su metrópoli. Del mismo modo, tropas del Regio Esercito al mando del general Rodolfo Graziani invaden el Reino de Egipto el 9 de setiembre de 1940, con cuatro divisiones de artillería y tanques. Las fuerzas británicas fueron vencidas en los pasos fronterizos pero formaron posiciones defensivas adecuadas y el avance italiano se detuvo tras 70 kilómetros de penentración, en la localidad de Sidi Barrani. Al no obtener un triunfo rotundo en Malta ni en Egipto, Mussolini tiene poco de qué jactarse ante Hitler en su entrevista de Florencia el 24 de octubre de 1940, pero ya desde el mes de agosto el alto mando del Regio Esercito había planificado un ataque bélico contra Grecia; aunque los altos jefes militares italianos como Mario Roatta y Pietro Badoglio consideraban el ataque sobre Grecia como un objetivo a mediano plazo, Mussolini impuso que se ejecutase el 28 de octubre al conocer que en virtud del primer arbitraje de Viena las tropas de Alemania habían conseguido bases militares en el Reino de Rumanía.

Cabo de escuadra, MVAC, Dalmatia, 1942.

barra-3

Tras un ultimátum de Mussolini al dictador griego Ioannis Metaxas el 28 de octubre, las tropas italianas invaden el norte de Grecia, penetrando en la región del Epiro sin antes alertar al aliado alemán. Las divisiones italianas pronto se encontraron en dificultades debido a la inesperada resistencia griega así como por la falta de equipo militar adecuado, a lo cual se unía la ausencia de factor sorpresa (debido a los meses de propaganda fascista contra Grecia) y la falta de preparación de un plan de combate (improvisado apenas diez días antes de empezar las operaciones). Tras un mes de campaña las fuerzas griegas no sólo habían detenido a los invasores, sino que incluso habían penetrado en la Albania Italiana (controlada por el régimen fascista desde abril de 1939), tomando varias localidades en el extremo suroriental albanés. Las tropas italianas lanzaron diversas contraofensivas a lo largo de enero de 1941 pero no lograron romper la resistencia griega, situación que fue complicada por el invierno en las montañas del Epiro, para el cual no estaban preparadas las tropas italianas. Mientras tanto, Malta no pudo ser tomada ni anulada como base aeronaval gracias a la exitosa resistencia británica. Para colmo, la Regia Marina italiana sufrió un duro golpe cuando el 11 de noviembre aviones de la RAF británica atacaron a la flota italiana en Tarento y hundieron un acorazado, dañando gravemente a otros dos buques de guerra, mientras los británicos perdían apenas dos aviones en la lucha.

Camisa Negra, 1 Legión Albanian MVZN, Gracia 1941.

barra-3

La situación militar en Egipto también empeoró para los italianos, fuerzas británicas al mando del general Archibald Wavell, con seis divisiones frescas de infantería y tanques, lanzaron una campaña el 9 de diciembre de 1940 contra las avanzadas italianas en Egipto y las derrotaron decisivamente. A continuación, tropas del Imperio Británico penetraron en la Libia italiana y continuaron derrotando a las fuerzas italianas al mando de Graziani y Gariboldi, tomaron las localidades de Bengasi, Derna, y Tobruk y avanzaron más de 300 kilómetros en territorio libio, deteniéndose tras tomar El Agheila el 7 de febrero de 1941. En esta campaña el Regio Esercito perdió su Décimo Ejército, sufriendo 3.000 bajas en combate y dejando 120.000 prisioneros en poder de los británicos. Ante este desastre, desde febrero de 1941 operó en Libia un numeroso contingente militar alemán denominado Afrika Korps al mando del general Erwin Rommel, enviado por Hitler con la misión de apoyar el esfuerzo bélico italiano en África del Norte. En enero de 1941 se reinició la ofensiva británica en África Oriental, con ataques desde el norte y sur. Los reclutas etíopes bajo mando italiano empiezan a desertar en masa (aunque los reclutas eritreos y somalíes mantendrían lealtad a Italia casi hasta el fin).

Teniente, División Acorazada Centauro, Yugoslavia 1941.

Teniente, División Acorazada Centauro, Yugoslavia 1941.

barra-3

El mando británico emplea tropas metropolitanas e indias, de franceses libres y reclutas kenianos y sudaneses, abastecidos por la Royal Navy con municiones y combustible. Los italianos empiezan un lento reliegue de posiciones indefendibles: abandonan Mogadiscio y Kismayu en febrero, junto con toda Somalia y Somalilandia, en marzo se retiran de sus conquistas de Sudán y Kenia, y en abril sus defensas se concentran en el macizo etíope. Pese a la valentía de las tropas bajo mando italiano, los británicos logran avanzar y el 5 de abril toman Adis Abeba, dos días después terminan de ocupar toda la costa de Eritrea. Las defensas italianas en las montañas empiezan a flaquear ante la grave escasez de municiones y alimentos, por lo cual el 20 de mayo capitula en Amba Alagi el propio duque Amadeo de Aosta con un numeroso contingente de soldados italianos, al advertirse la inutilidad de la defensa. Con ello desaparece el África Oriental Italiana, aunque algunos núcleos de resistencia continuarían en el norte del macizo etíope hasta la rendición final de los italianos en Gondar el 27 de noviembre de 1941. Al endurecerse la resistencia de las fuerzas griegas en Epiro, Hitler se vio entonces obligado a enviar ayuda militar a los italianos en el Reino de Grecia, pero la campaña balcánica de los italianos prosiguió hasta que la Wehrmacht germana lanzó en abril de 1941 su campaña en los Balcanes, invadiendo exitosamente el Reino de Yugoslavia y el Reino de Grecia en tres semanas, tras lo cual las tropas italianas (de actuación muy marginal en la lucha) ocuparon amplios sectores de Dalmacia, Eslovenia y Montenegro.

Soldado, 77 Regimiento de Infantería, División de Infantería Lupi di Toscana, Grecia 1941-1942.

Soldado, 77º Regimiento de Infantería, División de Infantería Lupi di Toscana, Grecia 1941-1942.

barra-3

El OKW alemán dispone, no obstante, que las fuerza griegas capitulen sólo ante la Wehrmacht en tanto el Regio Esercito no había sido el real ejecutor del triunfo final del Eje. En la guerra naval, la Batalla del Cabo Matapán del 27 de marzo de 1941 culminó en otro rotundo triunfo británico que arrebató a la Regia Marina toda pretensión de hegemonía en el Mediterráneo: Italia perdía dos destructores, tres cruceros y 3.000 hombres, mientras las bajas británicas se limitaban a tres tripulantes de un avión torpedero derribado. El Ejército italiano tiene un lugar casi único en la historia de la Segunda Guerra Mundial. También es uno de los más calumniados. Esto es lamentable, ya que de todas las naciones combatientes principales, es probablemente la más olvidada e incomprendida. Italia fue la primera nación europea en abandonar la democracia en favor de la lacra del fascismo. El caos cotidiano que daba al ciudadano común a raíz de la Gran Guerra y el colapso económico de las décadas anteriores, fueron suficientes para convencer a la mayoría que se necesitaba una acción drástica. Esta fue personificada en la figura de Benito Mussolini. Al igual que muchos dictadores, la promesa de Mussolini de buscar riquezas fuera de Italia e infligir miseria al extranjero. África fue elegida de nuevo para soportar el peso de la agresión europea, y el ejército italiano fue debidamente enviado a través del Mar Mediterráneo para someter a las lejanas tierras de Abisinia.

Sargento, 3er Regimiento Bersaglieri, 3ra División Principe Amedeo Duca d’Aosta, Yugoslavia 1941.

Sargento, 3er Regimiento Bersaglieri, 3ra División Principe Amedeo Duca d’Aosta, Yugoslavia 1941.
barra-3
Aquí obtuvieron una rápida victoria contra un enemigo desigual, mientras que la creciente relación con la Alemania nazi se estaba cimentado en Italia. Pero lo que Mussolini planeó como una gran asociación, rápidamente vió como Alemania tomaba la participación mayoritaria, y el ejército italiano, en particular, se quedaba en un segundo plano. Esto fue ciertamente en el caso de las armas y equipo que el ejército italiano tuvo a su disposición en el estallido de la guerra en Europa. Pocos avances se habían realizado en la modernización, especialmente evidente en los blindados y en la artillería. La infantería también fue particularmente carente de armas pequeñas y  anti-tanques. En general, el ejército italiano todavía se parecía mucho a una fuerza armada y equipada para el combate de principios de los años 1930, incluso a la altura de sus compromisos en 1942. El éxito en África y el colapso aparente de toda resistencia organizada a las legiones de Hitler persuadió a Mussolini a embarcarse en su propia serie de conquistas. Clave entre ellas fue la eliminación de las guarniciones pequeñas y vulnerables de las tropas británicas y de la Commonwealth en el norte y el este de África. Fue en estos obstáculos relativamente menores donde se labró la reputación del ejército italiano. Los italianos disfrutaron de una superioridad numérica en todas las áreas. Para la mayoría de las tropas italianas que participan, sin embargo, la marcha fue un cautiverio.

Caporal Mayor, 23 sector, Guardias Fronterizos, Yugoslavia 1941.

barra-3

La colección políglota de las tropas que se enfrentaban ambas se defendieron con tenacidad e inteligencia. Advertidos sobre la ineficacia de las armas, equipo y lo más importante, el mando y control, se vió evidenciado en la invasión del sur de Francia, que puso en marcha los últimos días de la invasión alemana. En las vastas extensiones de la guerra en el desierto los italianos ven como estos problemas se magnifican de forma aguda. La misma triste historia se jugó en el Norte de África y Grecia. En estos teatros, lo único que impidió la derrota total fue la intervención del ejército alemán. Había mucho trabajo pendiente para erradicar estas deficiencias cuando el ejército italiano se había comprometido a un nuevo e importante frente con la invasión de Rusia en 1941. Lo que era un ejército relativamente pequeño fue dividido ahora entre el Norte de África, los Balcanes y de repente el sur de Rusia. A medida que la guerra avanzaba, el ejército italiano, que se entrelazaba íntimamente con su homólogo alemán, comenzó a sufrir los mismos reveses con la Wehrmacht como lo habían hecho sin ellos. El resurgimiento del Ejército Rojo infligió pérdidas catastróficas en el Este, mientras que en el norte de África la evacuación a través del Mediterráneo se prolongó hasta 1943. Entonces vino lo impensable, el desembarco de las tropas aliadas en Sicilia que resistió brevemente, antes de la invasión de la propia Italia.

Caporal, 89 Regimiento de Infantería, División de Infantería Cosseria, 1940.

Caporal, 89 Regimiento de Infantería, División de Infantería Cosseria, 1940.

barra-3planeta-gif


I R A K

Seguridad privada Británica, Irak, 2003.

TRADUCTOR GOOGLE

V I E T N A M

Soldado patrulla, 2º escuadrón SASR, Vietnam, 1971.

Calendario

noviembre 2014
L M X J V S D
« oct    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

HEMOS TENIDO:

  • 889,156 VISITAS

Archivos

MALVINAS

Marine Argentino, NCO N/5 BIM, Islas Malvinas, 1982.

2ª GUERRA MUNDIAL

Jefe de sección de la Legión Georgiana, 1942-1943.

IRLANDA

Cabo Regimiento Paracaidista, 2º Batallón, Ulster, 1981.

SURESTE ASIATICO

subir imagen

Soldado Filipino, Fuerzas Especiales, NCO, SAF, 1987.

IRAK

Grupo de respuesta operativa móvil Polaco (GROM), Irak, 2003.

2ª GUERRA MUNDIAL

Comandante Willi Jähde, 502ª División Panzer, Frente del Este, 1944.

V I E T N A M

Soldado del 8º Real Reg. Australiano, Vietnam, 1970.

Soldados del Mundo:

free counters

I N D O N E S I A

Teniente, 2º batallón, 7º Gurkha Rifle, Lumbis, junio de 1965.

A F G H A N I S T A N

Soldado Soviético, Afganistán, 1980.

Únete a otros 32 seguidores

V I E T N A M

U.S. Army Ranger del 75º de Infantería, Vietnam, 1969.

Mapa

Map

S A M U R A I S

Comandante Samurai Togashi Masachika, 1448.

1ª GUERRA MUNDIAL

Teniente de Caballería Británico, Escuadrón C, Francia, 1917.

N A P O L E O N I C O S

Granadero Austriaco, 1805.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 32 seguidores