El ejército de George Washington.

usa flagEl Ejército Continental fue el Ejército formado tras el estallido de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos por las 13 colonias que más tarde se convirtieron en los Estados Unidos de América. Establecido por una resolución del Congreso Continental el 14 de junio de 1775, creado para coordinar los actos militares de la Trece Colonias en su lucha contra Gran Bretaña. El General George Washington fue el Comandante en Jefe del Ejército Continental durante la guerra. La mayor parte del Ejército Continental fue disuelto en 1783 después del Tratado de París con el que la guerra terminó. Las unidades de soldados restantes, posiblemente, formaron el núcleo de lo que se convertiría luego en el Ejército de los Estados Unidos.

Cuando la Guerra de Independencia se inició con las batallas de Lexington y Concord en abril de 1775, los revolucionarios coloniales no tenían un ejército. Anteriormente para su defensa, cada colonia se había basado en la milicia (conjunto de voluntarios armados no pertenecientes a un ejército regular), formada por ciudadanos-soldados de tiempo parcial o la elevación temporal de “regimientos provinciales”, para la defensa local durante convulsiones específicas, como la Guerra Franco-India, por ejemplo.

General George Washington, 1780.

 General George Washington,  Comandante en Jefe del Ejército Continental, 1780.
barra-3

Con el aumento de las tensiones con Gran Bretaña en años previos a la guerra, los colonos comenzaron a reformar sus milicias en preparación para el posible conflicto. La formación y entrenamiento de milicianos aumentó después de la aprobación de las Leyes Intolerables en 1774. Colonos, como Richard Henry Lee propusieron la creación de una fuerza de milicia nacional, pero el Primer Congreso Continental rechazó la idea. Después de las batallas de Lexington y Concord, miles de los milicianos de Nueva Inglaterra, se reunieron para oponerse a las tropas británicas que habían sido reprimidas en Boston. El 23 de abril de 1775, el Congreso Provincial de Massachusetts autorizó la creación de un ejército colonial que constaba de 26 regimientos, seguido poco después fuerzas similares, pero más pequeñas, levantadas en New Hampshire, Rhode Island, y Connecticut. El 14 de junio de 1775, el Segundo Congreso Continental decidió seguir adelante con la creación de un ejército continental para fines de defensa común, adoptando las fuerzas ya establecidas fuera de Boston (22.000 soldados) y Nueva York (5000). También se levantaron las primeras 10 compañías de tropas continentales en un año de alistamiento, fusileros de Pensilvania, Maryland y Virginia fueron ser utilizados como infantería ligera, que más tarde se convirtió en el 1er. Regimiento  del Ejército Continental en 1776.

Soldado, 6º Regimiento Carolina del Sur, 1777.

 Soldado, 6º Regimiento Carolina del Sur, 1777.
barra-3

Cuatro Mayores Generales (Artemis Ward, Charles Lee, Philip Schuyler, e Israel Putnam) y ocho Generales de Brigada (Seth Pomeroy, Richard Montgomery, David Wooster, William Heath, Joseph Spencer, John Thomas, John Sullivan, y Nathanael Greene) fueron nombrados en el curso de unos pocos días. El 19 de abril de 1775, soldados ingleses salieron de Boston para impedir la rebelión de los colonos mediante la toma de un depósito de armas de estos últimos en la vecina ciudad de Concord. En el poblado de Lexington se enfrentaron a 70 milicianos. Alguien, nadie sabe quién, abrió fuego, y comenzó de este modo la guerra de independencia. Los ingleses tomaron Lexington y Concord, pero en su regreso hacia Boston fueron hostigados por cientos de voluntarios de Massachusetts. Se producen las primeras bajas de la contienda, ocho soldados colonos. Para junio, 10.000 soldados coloniales estaban sitiando Boston. En mayo de 1775, un Segundo Congreso Continental se reunió en Filadelfia y empezó a asumir las funciones de gobierno nacional. Nombró catorce generales, autorizó la invasión de Canadá y organizó un ejército de campaña bajo el mando de George Washington, un hacendado virginiano y veterano de la Guerra Francesa e Indígena.

Artillero, Regimiento de artillería, 1779.

 Artillero, Regimiento de artillería, 1779.
barra-3

Consciente de que las colonias sureñas desconfiaban del fanatismo de Massachusetts, John Adams presionó para que se eligiera a este coronel de la milicia virginiana, que tenía cuarenta y tres años, como comandante en jefe. Fue una elección inspirada. Washington, que asistía al Congreso de uniforme, tenía el aspecto adecuado; era alto y sereno, con un digno aire militar que inspiraba confianza. Como dijo un congresista: «No era un tipo que actuara alocadamente, que despotricara y jurara, sino alguien sobrio, firme y calmado.» Se empezaron a reclutar soldados de entre todas las partes de las colonias. Muchos de ellos eran agricultores o cazadores, bravucones y poco entrenados en el combate. En las primeras luchas contra los británicos, George Washington llegó a decir: «hemos reclutado un ejército de generales, no obedecen a nadie.» Al principio, la guerra fue desfavorable para los colonos. En junio de 1775 ambos ejércitos se encontraron en Bunker Hill, frente a Boston. Los rebeldes se habían atrincherado en la colina y, pese a que los británicos asaltaron las posiciones continentales con violencia, los colonos consiguieron aguantar el ataque durante bastante tiempo; cuando los últimos asaltantes logran llegar a la cima las bajas británicas son de 800. Es una victoria pírrica para los ingleses. Los insurgentes, además, hicieron circular su versión de los hechos, que no era otra sino que se habían retirado simplemente por la falta de munición y no por el empuje de los casacas rojas.

Brigadier - General, 1780.

Brigadier – General, 1780.
barra-3

El 2 de julio de 1776, el Congreso finalmente resolvió que: «estas Colonias Unidas son, y por derecho deben ser, estados libres y soberanos». El 4 de julio de 1776 se reunieron 56 congresistas estadounidenses para aprobar la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, que Thomas Jefferson redactó con la ayuda de otros ciudadanos de Virginia. Se imprimió papel moneda y se iniciaron relaciones diplomáticas con potencias extranjeras. En el congreso se encontraban cuatro de las principales figuras de la independencia: George Washington, Thomas Jefferson, Benjamin Franklin y John Adams. De los 56 congresistas, 14 murieron durante la guerra. Benjamin Franklin se convierte en el primer embajador y jefe de los servicios secretos. La unidad se extendió entonces por las Trece Colonias para luchar contra los británicos. La declaración presentó una defensa pública de la Guerra de Independencia, incluida una larga lista de quejas contra el soberano inglés Jorge III. Pero sobre todo, explicó la filosofía que sustentaba la independencia, proclamando que todos los hombres nacen iguales y poseen ciertos derechos inalienables, entre ellos la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que los gobiernos pueden gobernar sólo con el consentimiento de los gobernados; que cualquier gobierno puede ser disuelto cuando deja de proteger los derechos del pueblo.

Cabo, 3er. Batallón Pennsylvania, 1776.

 Cabo, 3er. Batallón Pennsylvania, 1776.
barra-3

Esta teoría política tuvo su origen en el filósofo inglés John Locke, y ocupa un lugar prominente en la tradición política anglosajona. Estos hechos convencieron al gobierno británico de que no se enfrentaba simplemente a una revuelta local de Nueva Inglaterra. Pronto se asumió que el Reino Unido estaba envuelto en una guerra, y no en una simple rebelión, por lo que se adoptaron decisiones de política militar dieciochesca convencional, consistente en maniobras y batallas entre ejércitos organizados. Este cambio de estrategia forzó a los británicos a evacuar Boston en marzo de 1776 y transferir sus principales fuerzas a Nueva York, cuya población se presumía más favorable a la Corona, con un puerto más amplio y una posición central. En consecuencia, en el verano de 1776, sir William Howe, que sustituyó a Gage como comandante en jefe del ejército británico en Norteamérica, llegó al puerto de Nueva York con una fuerza de más de treinta mil hombres. Howe tenía intención de aislar Nueva Inglaterra de los otros rebeldes y derrotar al ejército de Washington en una batalla decisiva. Iba a pasar los dos años siguientes tratando de llevar a cabo este plan.

Flautista, Milicia de Virginia, 1778.

Flautista, Milicia de Virginia, 1778.
barra-3

Según todas las apariencias, un enfrentamiento militar parecía muy ventajoso para Gran Bretaña, una de las potencias mundiales más poderosas, con una población de unos once millones, frente a los dos millones y medio de colonos, un quinto de los cuales eran esclavos negros. La armada británica era la mayor del mundo y casi la mitad de sus buques participaron inicialmente en el conflicto con los nacientes Estados Unidos. El ejército era una fuerza profesional bien entrenada; en 1778, llegó a tener cerca de cincuenta mil soldados estacionados sólo en Norteamérica, a los cuales se añadieron más de treinta mil mercenarios alemanes durante la contienda. Para enfrentarse a ese poder militar, los rebeldes tenían que empezar de la nada. El Ejército Continental contaba con menos de cinco mil efectivos permanentes, complementados por unidades de las milicias estatales de diferentes tamaños. En la mayoría de los casos estaban mandados por oficiales inexpertos y no profesionales. George Washington, el comandante en jefe, por ejemplo, sólo había sido coronel de regimiento en la frontera virginiana y tenía poca experiencia en combate. No sabía nada de mover grandes masas de soldados y nunca había dirigido un asedio a una posición fortificada. Muchos de sus oficiales habían salido de las capas medias de la sociedad: había posaderos convertidos en capitanes y zapateros en coroneles, como exclamó, asombrado, un oficial francés.

Oficial, Caballería Ligera Philadelphia, 1779.

  Oficial, Caballería Ligera Philadelphia, 1779.
barra-3

Es más, «sucede con frecuencia que los colonos preguntan a los oficiales franceses qué oficio tienen en Francia». No es de extrañar, pues, que la mayoría de los oficiales británicos pensara que el ejército insurgente no era «más que una banda despreciable de vagabundos, desertores y ladrones» incapaces de rivalizar con los casacas rojas de Su Majestad. Un general británico llegó a alardear que con mil granaderos podía «ir de un extremo a otro de Norteamérica y castrar a todos los hombres, en parte por la fuerza y en parte con un poco de persuasión». Sin embargo, estos contrastes eran engañosos, porque las desventajas británicas eran inmensas desde el principio del conflicto. Gran Bretaña tenía que conducir la guerra desde el otro lado del Atlántico, a cinco mil kilómetros de distancia, con los consiguientes problemas de comunicaciones y logística; incluso alimentar adecuadamente era un problema casi insalvable. Al mismo tiempo, tenía que hacer una guerra absolutamente diferente a la que cualquier país hubiera librado en el siglo XVIII. La propia Norteamérica era inconquistable. La enorme extensión del territorio hacía que las maniobras y operaciones convencionales fueran difíciles y engorrosas. El carácter local y fragmentario de la autoridad en Norteamérica inhibía cualquier acción decisiva por parte de los británicos. No había ningún centro neurálgico con cuya captura se pudiera lograr aplastar la rebelión.

Soldado, 5º Regimiento Pennsylvania, 1781.

 Soldado, 5º Regimiento Pennsylvania, 1781.
barra-3

Los generales británicos acabaron por decidir que su principal objetivo debía ser enfrentarse al ejército de Washington en una batalla, pero, como dijo el comandante en jefe británico, no sabían como hacerlo, «ya que el enemigo se mueve con mucha más celeridad de la que nosotros somos capaces». Uno de los principales problemas para los colonos era la baja calidad de sus mosquetes, ya anticuados y que sólo podían disparar a pocos metros para obtener precisión. Esto llevó a que se creara un nuevo tipo de arma más eficaz, que fue el fusil modelo Pennsylvania, de gran precisión desde más de 80 metros. Los colonos en estos primeros combates lucharon en forma de guerrillas. George Washington, por su parte, comprendió desde el principio que, por el lado estadounidense, la guerra tenía que ser defensiva. «En todas las ocasiones debemos evitar una acción general -dijo ante el Congreso en septiembre de 1776- o arriesgar nada, a menos que nos veamos obligados por una necesidad a la cual no deberíamos vernos arrastrados.» Aunque nunca actuó como cabecilla guerrillero y se concentró todo el tiempo en crear un ejército profesional, con el cual pretendía batir a los británicos en una batalla abierta, en realidad, sus tropas pasaban buena parte del tiempo librando escaramuzas con el enemigo, acosándolo y privándole de comida y avituallamiento siempre que era posible (guerra de guerrillas). En esas circunstancias, la dependencia de los estadounidenses de unas fuerzas de la milicia no profesionales y la debilidad de su ejército organizado los convertían, como dijo un oficial suizo, en más peligrosos que «si tuvieran un ejército regular».

Oficial, Compañía Independiente Washington, 1782.

Oficial, Compañía Independiente Washington, 1782.
barra-3

Los británicos no comprendieron nunca a qué se enfrentaban; esto es, a una verdadera revolución que contaba con un apoyo generalizado de la población. Por ello, continuamente subestimaron el aguante de los rebeldes y sobreestimaron la fuerza de los colonos leales a la Corona. Al final, la independencia acabó significando más para los estadounidenses que la reconquista o conservación de las Trece Colonias para los ingleses. Las cosas empezaron a cambiar en octubre de 1777, cuando un ejército británico bajo el mando del General John Burgoyne se rindió en Saratoga, en el norte del estado de Nueva York. Este fue el golpe de gracia y propagandístico que necesitaban los colonos para su independencia. Desde Canadá llegaron indios (dirigidos por Joseph Brant) a favor de los británicos porque los colonos les estaban expropiando sus tierras cada vez más. La expedición estaba mandada por el general John Burgoyne y pretendía llegar a Albany. Sin embargo, fueron interceptados y tuvieron que presentar batalla en Freeman, cerca del río Hudson. Aquí estaban los colonos al mando de Benedict Arnold, Horatio Gates y Daniel Morgan. Este último comandaba a fusileros vestidos con pieles, muchos de ellos antiguos cazadores. El general Burgoyne contaba con 600 mercenarios alemanes (los británicos llegaron a utilizar hasta 16.000 en toda la guerra) para tomar la granja.

Soldado, 13ª Milicia de Albany, 1777.

 Soldado, 13ª Milicia de Albany, 1777.
barra-3

El 9 de septiembre Morgan tiene a sus hombres bien escondidos en un bosque contiguo a la granja y en los trigales de la misma. Una vez se acercan los mercenarios alemanes, los fusileros salen de sus escondites y disparan a los enemigos, produciendo gran sorpresa entre éstos y provocando que caigan decenas. Burgoyne entonces manda otros 600 más, que también caen.

Los británicos retroceden, pero Burgoyne resiste, aunque sin suministros ni víveres, y consigue poco tiempo después tomar la granja. Horatio Gates, aunque hombre pesimista, es convencido por Morgan y Arnold para lanzar un ataque a los británicos. Con los cañones incautados a los británicos bombardean la granja y consiguen la rendición de Burgoyne. Entre el cañoneo de los colonos, un general británico, Simon Fraser, ordenó una carga de caballería totalmente desesperada por lo difícil de la situación. Esta carga fue rápidamente neutralizada por los hombres de Morgan, que consiguieron acabar con el general. Éste, antes de morir, pidió ser enterrado en el campo de batalla, y para ello varios soldados británicos se reunieron, lo que llegó a confundir a los colonos. Creyendo que los enemigos se estaban reorganizando para otro ataque, empezaron a cañonear la zona en que estaban enterrando a Simon Fraser, y aunque no dieron en el blanco, sí produjeron que los que se esforzaban en la faena fueran salpicados por la arena y el polvo. Al final se le pudo enterrar entre una lluvia de balas de cañón. Este hecho produjo esta frase de un general alemán llamado Riedesel: «¡qué gran entierro para un gran guerrero!»

Soldado, Infantería ligera, 1780.

 Soldado, Infantería ligera, 1780.
barra-3

Alentados por la victoria de Saratoga, Francia y España veían la oportunidad como una ocasión de oro para lograr la revancha del desastroso Tratado de París de 1763, con el que concluyó la Guerra de los Siete Años. Así, Francia tras unos meses de cierta vacilación, entró abiertamente en la guerra firmando una alianza en febrero de 1778 con los colonos. Pese a sus escasas provisiones y limitado adiestramiento, las tropas coloniales pelearon bien en general, pero podrían haber perdido la guerra si no hubieran recibido ayuda del erario francés, de la poderosa marina francesa y de las tropas enviadas por Francia.

Por su parte, España, aunque enseguida ayudó a los rebeldes con dinero, armas y municiones, se mostró reacia a la intervención directa, debido al temor de Floridablanca a las consecuencias de un conflicto armado; incluso aspiró a algo que, de momento, resultaba una verdadera utopía: la mediación entre los contendientes. Los objetivos españoles en América eran expulsar a los británicos tanto del golfo de México como de las orillas del Mississipi y conseguir la desaparición de sus asentamientos en la América Central.

Después de 1778, la lucha se trasladó al sur y el conflicto ya había adquirido un cariz internacional con la entrada de Francia.

Tirador, 1er. Batallón de tiradores de Pennsylvania, 1975.

 Tirador, 1er. Batallón de tiradores de Pennsylvania, 1975.
barra-3

Un año más tarde la realidad se impuso y España declaró la guerra a Inglaterra, pensando incluso en la posibilidad de invadir Gran Bretaña mediante el concurso de una armada francoespañola, plan que resultó inviable. Para su entrada abierta en el conflicto, el gobierno español había firmado el llamado tratado de Aranjuez, acuerdo secreto con Francia sellado en Aranjuez el 12 de abril de 1779, por el cual España conseguía una serie de concesiones a cambio de unirse a Francia en la guerra. Ésta prometió su ayuda en la recuperación de Menorca, Mobile, Pensacola, la bahía de Honduras y la costa de Campeche y aseguró que no concluiría paz alguna que no supusiera la devolución de Gibraltar a España. Esto provocó que los británicos tuvieran que desviar a Gibraltar tropas destinadas en un principio a las colonias.

Los puertos de Toulon y Brest, en Francia, que estaban bloqueados por los británicos, fueron desbloqueados por la falta de efectivos de los británicos. Con los puertos atlánticos abiertos, los franceses pudieron llevar tropas a América al mando de La Fayette y de Rochambeau, siendo esta ayuda de gran importancia para los colonos, como se señaló más arriba. Más tarde Holanda también se unirá a la coalición formada por España y Francia, con ambiciones de ganar posiciones por el dominio de los mares, aunque a diferencia de sus aliadas, ella no aporto tropas, tan solo provisiones, armas, vestimenta, divisas y algunos buques de guerra.

Tamborilero, 3er. Batallón de New Jersey, 1779.

 Tamborilero, 3er. Batallón de New Jersey, 1779.
barra-3

En 1781, 8.000 soldados británicos al mando del general Charles Cornwallis fueron rodeados en Virginia, el último reducto, por una flota francesa y un ejército combinado franco-estadounidense a las órdenes de George Washington de 16.000 hombres. Tras el sitio de Yorktown, Cornwallis se rindió, y el gobierno británico propuso la paz. En la batalla cayeron 156 británicos, 52 franceses y 20 independentistas, siendo los últimos muertos en combate durante la Guerra de la Independencia.

En los restantes frentes entre 1779 y 1781, España sitió Gibraltar, una vez más infructuosamente, y lanzó varias campañas contra distintos puntos estratégicos del golfo de México en manos británicas, la mayor parte coronadas por el éxito (Pensacola).

Por otro lado, una exitosa expedición a Menorca permitió la recuperación de la isla en febrero de 1782. El Tratado de París o Tratado de Versalles se firmó el 3 de septiembre de 1783 entre Gran Bretaña y Estados Unidos y puso término a la Guerra de Independencia de los Estados Unidos. El hecho de que Gran Bretaña perdiese todas las posesiones en el continente americano al sur de Canadá y al norte de Florida, hacía imposible un desenlace militar favorable para los británicos, solicitando éstos el cese de las hostilidades.

Soldado, Regimiento del Estado de Pennsylvania, 1778.

 Soldado, Regimiento del Estado de Pennsylvania, 1778.
barra-3
planeta-gif

0 Responses to “El ejército de George Washington.”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




I R A K

Seguridad privada Británica, Irak, 2003.

Seguridad privada Británica, Irak, 2003.

Linea 3

TRADUCTOR GOOGLE

Linea 3

RSS

rss
Linea 3
Follow Me
Follow Soldados del Mundo on WordPress.com
Linea 3

V I E T N A M

Soldado patrulla, 2º escuadrón SASR, Vietnam, 1971. con marco

Soldado patrulla, 2º escuadrón SASR, Vietnam, 1971.

Linea 3

HEMOS TENIDO:

  • 1,195,058 VISITAS

Calendario

octubre 2009
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Archivos

Linea 3

MALVINAS

Marine Argentino, NCO N-5 BIM, Islas Malvinas, 1982.

Marine Argentino, NCO N/5 BIM, Islas Malvinas, 1982.

Linea 3

2ª GUERRA MUNDIAL

Jefe de sección de la Legión Georgiana, 1942-1943.

Jefe de sección de la Legión Georgiana, 1942-1943.

Linea 3

IRLANDA

Cabo Regimiento paracaidista, 2º Batallón, Ulster, 1981.

Cabo Regimiento Paracaidista, 2º Batallón, Ulster, 1981.

Linea 3

SURESTE ASIATICO

Soldado Filipino, Fuerzas Especiales, NCO, 1987.

Soldado Filipino, Fuerzas Especiales, NCO, 1987

Linea 3

IRAK

Grupo de respuesta operativa móvil Polaco GROM, Irak, 2003.

Grupo de respuesta operativa móvil Polaco (GROM), Irak, 2003.

Linea 3

2ª GUERRA MUNDIAL

Comandante Willi Jähde, División Panzer 502. Con marco

Comandante Willi Jähde, 502ª División Panzer, Frente del Este, 1944.

Linea 3

V I E T N A M

Soldado del 8º Real Regimiento Australiano, Vietnam, 1970.

Soldado del 8º Real Reg. Australiano, Vietnam, 1970.

Linea 3

M E D I E V A L

Caballero Teutón, siglo XIV.

Caballero Teutón, siglo XIV.

Linea 3

I N D O N E S I A

Teniente, 2º Batallón, 7ª Gurkha Rifles, Lumbis, Junio de 1965.

Teniente, 2º batallón, 7º Gurkha Rifle, Lumbis, junio de 1965.

Linea 3

A F G H A N I S T A N

Soldado Soviético, Afghanistán, 1980.

Soldado Soviético, Afganistán, 1980.

Linea 3

V I E T N A M

U.S. Army Ranger del 75º de Infantería, Vietnam, 1969.

U.S. Army Ranger del 75º de Infantería, Vietnam, 1969.

Linea 3

S A M U R A I S

Comandante Samurai Togashi Masachika, 1488.

Comandante Samurai Togashi Masachika, 1448.

Linea 3

1ª GUERRA MUNDIAL

Teniente de Caballería Británico, Escuadrón C, Francia, 1917.

Teniente de Caballería Británico, Escuadrón C, Francia, 1917.

Linea 3

N A P O L E O N I C O S

Granadero Austriaco, 1805.

Granadero Austriaco, 1805.

Linea 3

2ª G U E R R A M U N D I A L

Teniente Coronel Alastair Pearson, 1er. Batallón, Reg. Paracaidista, 1943.

Linea 3
Sin título-2
Linea 3

A %d blogueros les gusta esto: